domingo, 8 de mayo de 2011

LA EDUCACIÓN ELEMENTAL PUBLICA


ACTIVIDAD 3                                                                      
Señalar los nuevos problemas y retos que plantean respecto a la difusión de la educación elemental  y pública, la intervención del clero y el propósito de educar a las masas.

Con los constantes cambios de gobierno, se luchaba por la promulgación de leyes y a la vez se derogaban, según el partido político entrante. Esto se vio reflejado durante el siglo XIX, por ejemplo dentro de los Principios del Partido del Progreso de Mora, en el inciso sexto se hablaba de “mejora del estado moral de las clases populares”, arrebatar la educación de manos del clero y de la necesidad de inculcar los deberes sociales. Se concebía la escuela como el instrumento para transformar nuevos ciudadanos por medio de la transmisión de ideas especificas y esta función tendría que ser controlada por el estado.
La compañía Lancasteriana la Dirección general de Instrucción Primaria, se declaraba una educación libre y los profesores debían ser aprobados por la Dirección General. En su reglamento se establecía que los maestros deberían enseñar conforme a la religión, las buenas costumbres y las leyes. Esto fue derogado.
Para el año 1851, de 122 escuelas en la capital, solo 4 eran escuelas públicas. La Compañía Lancasteriana, la Sociedad de Beneficencia para la Educación y Amparo de la Niñez Desvalida, creada en 1856, por Vidal Alcocer y otras instituciones privadas, sostenían la mayor parte de las 2424 escuelas que existían en 1857.
El propósito de educar a las masas sería el de
 Proporcionar mantenerse por sí mismos, se apartarían de la lubricidad, la cual conduce a la miseria, las mujeres serian excelentes madres de familia y contribuir a la felicidad publica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario